1 nov. 2014

Reflexiones: Concursos, ¿vale la pena?

Muy buenas,

entrada bastante reflexiva, as the title says. Simplemente hay veces que necesito expresar largo y tendido lo que siento y quitarme ese peso/odio que llevo encima, sometimes.

El hecho que ha motivado esta entrada no es otro que un concurso organizado por Sephora en Juan de Austria. Tenemos un compañero haciendo las prácticas allí 

(algo bastante injusto, por cierto, ya que todos debemos realizar las prácticas en un centro polivalente, es decir, que tenga las cuatro disciplinas que estudiamos en el centro: higienes faciales y corporales, depilación, uñas y maquillaje; explicadme cómo va a cumplir las cuatro...) 

y se pusieron en contacto con el instituto en el que estudio para que fuésemos X número de alumnas a representar al centro (el cual vamos a decir que se cagó en nosotras, allí no apareció nadie y la información fue dada 3 días antes y en cuentagotas; íbamos, prácticamente, a la aventura, por no decir al precipicio). Se nos dijo ese martes que el viernes teníamos que acudir al Sephora (supuse que era el de Juan de Austria porque no hay otro, right?) con un modelo, que se nos iba a permitir coger material de allí, las brochas también nos las iban a disponer y que llevásemos la camiseta del insti, por supuesto, para que supiesen que íbamos de su parte. Añado, y que debíamos preparar muy bien el tema ya que nos iban a preguntar sobre la temática y por qué habíamos escogido y desarrollado ese maquillaje. Y que la ganadora se llevaba 300€ en material de Sephora.


Todo euforia al principio, qué ilusión que te hayan superseleccionado de entre todas tus compañeras para que fueses a representar al Instituto que te ha formado. 


Qué ignorante, joder. El asunto se tuerce aún más cuando recibo una llamada de una tienda de maquillaje para trabajar el viernes 31 todo el día, maquillando y caracterizando; oferta que rechazo por haberme comprometido con semejante estafa.

Total, empiezas a moverte, a pensar qué puedes realizar que sea GANADOR. Porque yo cuando voy, VOY A GANAR, no voy a ver qué puede salir de ahí. Cuando hago un examen voy a por el 10, no voy a ver si estudiando lo justo suena la flauta... Y más con 300€ en juego, qué cojones. Buscas imagenes, te gastas dinero en el atrezzo, mueves cielo y tierra para encontrar una persona que esté libre un viernes a esas horas (mi modelo, mejor IMPOSIBLE), sufres en tu cuerpo las consecuencias del estress y llega el día. Ahora viene lo bueno.

EL DÍA D. 31 DE OCTUBRE, HALLOWEEN, 

mi festividad favorita junto con Navidad (creo que de tanto ansiarlas las gafo, en serio). Me presento allí vestida de payasa (lo que soy, vamos, una payasa), con mi supermodelo. Viene mi prima Marta, a la que no conocía aún, adrede, a verme y a votar, que más tarde os contaré. Nos dicen que nos sentemos en un tocador y vayamos sacando cosas si queremos. En ningún momento se nos comenta que podemos ir cogiendo producto de la tienda, como se nos había dicho, y de las brochas ni hablemos.


Dependientas que nos ignoran, el tiempo que pasa, vemos a una chica de la escuela Ana Salmerón (escuela bastante buena aquí en Valencia) que empieza a menos cuarto a darle al aerógrafo (esto no empezaba a las 5??). Se sienta cerca nuestra, vemos que está trabajando  ya, al ratillo viene una de las dependientas con un "simpático" ya podéis empezar, eh?.... 

Pasan los minutos, vamos trabajando, allí nadie da indicaciones de nada, dependientas pendientes de vender y pasando del concurso. Cuando no tenían nada que hacer se pasaban por allí y se quedaban mirando de esta guisa


Y se nos dice que el ganador es elegido mediante votos del "público". Y la pava de Ana Salmerón con 20 amigos allí en el Sephora. Dalo por perdido, baby. 

Para acabar de joder el asunto, cuando llega la hora de la votación, mi prima se había quedado, llegando tarde a su clase de inglés, para votar por mi, aunque estaba todo el pescao vendido, as you read, y sueltan, al rato, que la ganadora es la número 1 (la del aerógrafo, of course).


En qué momento, tras haber acabado el maquillaje, nos habéis dicho que se podía votar? PEEEEEEEEEEEEEERDONA? Sí, esa ha sido mi primera experiencia en un concurso de maquillaje. 

Un mensajito a Sephora: para hacer las cosas MAL, no las hagáis. Un concurso por votación será un concurso, pero no se valoran los conocimientos prácticos, los trazos realizados, la soltura que tiene uno con el pincel. Podría haberme llevado a toda mi familia y haberle pintado a la modelo, como dijo mi compañera, un círculo en la cara, y haber ganado esta MIERDA DE CONCURSO. Además, si organizáis un concurso, tened a una persona pendiente en todo momento de informar y controlar a las concursantes, ya que de lo único que estuvisteis pendiente fue de que firmásemos un papel en el que os otorgábamos plenos derechos de utilizar nuestra imagen para vuestro propio beneficio. Si lo que queríais era una aumento en la clientela ese día hay otras maneras, como ponernos en la calle a maquillar, hacer carteles (que es una herramienta de marketing, por si no lo sabían), utilizar las redes sociales, etc. PERO NO ENGAÑARNOS Y CAGARSE EN NUESTRA CARA. Por votación no es lo más profesional que digamos, me esperaba un jurado que tuviese conocimientos mínimos para apreciar el trabajo realizado, no cuatro frikis traídos de la mano de una de las participantes que le regalaron los 300€.

La vida es injusta, to' los tontos tienen suerte, la vida es así y vas a tener que acostumbrarte. Ese tipo de frases, por si lo estáis pensando, os las podéis meter donde ya sabéis. Precisamente ESO no es lo que necesito en este momento. Si estoy escribiendo esto es para desahogarme e intentar quitarme un peso de encima, no para que vengáis con comentarios de lo puta que es la vida. Ya lo sé, lo vivo día a día, no hace falta que vengas tú a comentarlo y tocarme más los huevos. Si no os gusta lo que habéis leído, os sugiero que cerréis esta pestaña y os guardéis los comentarios para vuestro amigo/primo/pareja y me pongáis a caldo. Lo asumo. Asumid también que me importa una mierda vuestra opinión.

No, no gané. No había 2º o 3º premio. Nos regalaron a las participantes, ATENTOS, dos muestras, una de la base Star Teint Studio Lumière Spectaculaire Perfection Sans Matière de Dior (que seguramente tenga que regalar porque las muestras en España están pensadas para señoras latinas bien bronseadas, y para vampiras como yo, no) y una de la colonia de Angel Schlesser que huele a prostituta vieja acabada de duchar y perfumar (y acabo de tirar una chiflada en el comedor y me estoy muriendo del asco), un set de brochitas de viaje de 5 piezas de plastiquete, y lo mejor, una prebase para ojos de Sephora.... GUAUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU, QUÉ REGALAZOS, SEPHORA. Un poco más y nos dais una invitación para volver. Tampoco me pongáis cosas tipo "menos da una piedra", me darían ganas de pegaros un puñetazo en la cara. Por menos he visto regalar cosas más guays.

En cuanto al tema organización, cuando alguien organiza un evento, CREO, vamos, que debe haber una persona coordinando el acto. Entiendo que las dependientas tengan que vender, pero es que me pareció tan surrealista todo lo vivido. Además, se me ha olvidado comentar que una vez acabados los trabajos, nos hicieron subir a la calle peatonal a atraer a personas para que votasen. EXCUSE ME, AGAIN????? Pueden humillarnos a little bit more? Qué esperaban, que les trajéramos clientela por el jerol? Puedo sentirme un poco más patética? Y allí arriba estabamos, a ver si le echabamos cara y les hacíamos de comerciales for free. BAH

Así que nada, otra decepción más en esta vida de 25 años. Y a seguir sumando.

Os dejo, al menos, con alguna foto del maquillaje realizado. Juzgad vosotros mismos.



Gracias si has llegado hasta aquí y espero que no te hayas aburrido con mis pensamientos aburridos y bien cargados de odio e indignación.

Gracias a Bliur por la inspiración con los gifs.

Nos leemos,



2 comentarios:

Puede que también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...